CONCEPCIÓN: UN LUGAR QUE INVITA A LA IMAGINACIÓN

02/22/2024

Autor : Al Compás de Antioquia
Identidad de los municipios

Concepción se define como la acción y efecto de concebir, que hace referencia a idear, crear ó fecundar, dar vida a. Como el nombre es, en todo caso, una invitación a dar rienda suelta a la imaginación, vamos a pensar que Concepción es una mesa de billar.  Todos sus elementos tienen una correspondencia: las bolas de colores son sus casas perfectamente pintadas y conservadas esparcidas sobre un tapete verde, el campo circundante que parece infinito; la forma rectangular de la mesa la representa el Parque Principal, epicentro del transcurrir de la vida diaria de sus habitantes, nombrado en honor a José María Córdova, hijo predilecto de Concepción que vivió aquí sólo hasta la edad de 3 años, pero dejó su nombre como legado perdurable en el devenir histórico del municipio; y sus hoyos, ubicados en los extremos, remiten a las tantas y tantas quebradas y charcos que encontramos en las inmediaciones cercanas del casco urbano. 

Lo primero que uno nota al poner los pies en tierra es la inmensa tranquilidad que se respira (si, la tranquilidad tiene tamaño), y la variedad de colores, la belleza de la decoración de sus casas y el inmaculado estado de conservación de las mismas. Esta tierra de solo 4800 habitantes presume de su carácter patrimonial, con sus estrechas y empedradas callejuelas llenas de historias, y su Iglesia de la Inmaculada Concepción, que además de su belleza se caracteriza por ser la protagonista de una anécdota muy divertida: el terreno donde se ubica era propiedad de Nepomucena Osorio, quien por su fe y devoción la escrituró a nombre de la “Cofradía de las Ánimas Benditas y Nuestro Amo” en 1860. Para el 2011 la iglesia requería obras de restauración y conservación, pero la propiedad del terreno complicó las cosas. La Parroquia tuvo que realizar una inusual demanda judicial a las ánimas y así contar con el derecho para intervenirla. La parroquia ganó el pleito y las ánimas se quedaron sin representación en el tribunal. 

Además de color, historia y patrimonio, Concepción es agua, mucha agua. Se intuye desde el momento en que uno se acerca por la sinuosa carretera entre montañas por la que se accede cuando se viaja desde Medellín. Durante todo el camino un riachuelo que se hace quebrada y luego río, acompañan al viajero y juegan con las curvas asfaltadas, todo hacía una misma dirección. Todo es verde, solo matizado por alguna que otra casita campesina florida y pintada de colores, abrebocas también de la explosión de tonalidades que aguardan en al casco urbano.

Entradas sugeridas