SARA YA PUEDE TOMAR CAFÉ

04/14/2024

Autor : Al Compás de Antioquia
Personajes de Antioquia
pueblos cerca de medellín para visitar, desarrollo sostenible, pueblos de Antioquia, lugares turísticos de Antioquia, pueblos turísticos de Antioquia, pueblos de Antioquia para visitar, turísmo comunitario, pueblos cerca de Medellín para visitar, qué hacer en medellín
pueblos cerca de medellín para visitar, desarrollo sostenible, pueblos de Antioquia, lugares turísticos de Antioquia, pueblos turísticos de Antioquia, pueblos de Antioquia para visitar, turísmo comunitario, pueblos cerca de Medellín para visitar, qué hacer en medellín

La primera vez que Sara Rojas recorrió un cafetal, sus papás ni siquiera la dejaban tomar café. Desde muy niña estaba acostumbrada a que sus vacaciones fueran en Venecia, Antioquia, en los cafetales donde sembraban sus abuelos y los abuelos de sus abuelos… mientras jugaba y dibujaba por sus senderos Sara se daba cuenta del trabajo, el tiempo y la paciencia que se le podía dedicar a un grano. Un grano. ¿Qué tenía de especial un grano?  

Sara se convirtió en adulta: se graduó en Diseño Gráfico y ya podía tomar café. Y en algún momento cuando volvió a Venecia, a los mismos cafetales de su niñez, no volvió a hacerse la misma pregunta: esos granos ya tendrían mucho más sentido.  Sería en ese momento, de su retorno a Venecia, en el que se habría dado cuenta que sus abuelos no sólo le habían heredado los ojos o el genio, también un amor para toda la vida que aprendería a fusionar con su creatividad, y su manera de imaginar y hacer las cosas.  Entonces quiso volver marca los granos que conoció toda su vida, dibujó su logo, hizo el branding, diseñó etiquetas y empezó a buscar mil maneras mostrar el café especial que se cultivaba allá, para Venecia y para el mundo.

Buscó puesto en una feria de las fiestas del pueblo, decoró su stand de la manera más creativa y empezó a creerse un sueño llamado La Graciela, Café, igual al nombre de los cafetales donde creció. A los locales les gustó tanto su puesto que las fiestas pasaron y ella se quedó con su mismo stand decorado por varios sitios del pueblo, hasta que montó su primera tienda y luego un restaurante.

Su café nos lo recomendaron cuando llegamos a Venecia, no solo por su sabor, sino porque esa jovencita, diseñadora gráfica, estaba haciendo un hito en el pueblo, reuniendo a los pequeños productores del municipio,  ayudando a mejorar la calidad de sus cultivos y generándoles más ingresos.  También en su restaurante venden el plato típico del pueblo: La Montaña Sagrada, ruedas de cerdo con una hoja puntiaguda como el Cerro Tusa en la que hay un puré plátano, lo acompañan buñuelos de yuca y vegetales, todo con ingredientes comprados directamente a agricultores del municipio.

Cuando visites Venecia pidele un café y saludala con confianza.

Entradas sugeridas