¿Qué hacer en El Retiro?

04/14/2024

Autor : Al Compás de Antioquia
¿Qué hacer ?

Aquí el buen gusto se encuentra por doquier en cafés, restaurantes, galerías de arte y librerías. Todos, o la mayoría, tienen algo en común: son propuestas innovadoras que han desembarcado en casas o casonas antiguas, conservando los rasgos arquitectónicos esenciales con toques modernistas bien sea a través de la decoración o de los propios productos representativos de su quehacer. Si no lo era ya, El Retiro se está convirtiendo cada vez más en un lugar exquisito. Y no sólo por la deriva artística que está tomando, también por su propensión a estimular el sentido del gusto, pues es difícil encontrar otro municipio con una oferta gastronómica tan amplia y variada.

Las galerías de arte Casa Enso ó Casa de la Leona son un perfecto ejemplo del carácter exquisito que se ha apoderado del municipio. En ambas podemos encontrar exposiciones itinerantes cuidadosamente elegidas y una programación cultural innovadora.

Otra propuesta muy interesante y aromática es Taller de Hierbas, donde los tesoros de la tierra se convierten en productos de bienestar y cuidado personal, y podemos hacer una inmersión sensitiva en los aromas de esencias elaboradas con hierbas de origen orgánico.

Por su parte, el Café-Librería Tanta Tinta es un universo literario que sirve de telón de fondo a la degustación de uno de los tantos cafés regionales o nacionales que ofrecen.

A la cabeza de la innovación gastronómica está El Balcón Azul, que en medio de una sofisticada cocina colombiana itinerante, o “cocina criolla gourment”, presenta al helado de arepa de mote como infaltable que sobrevive a las siempre maravillosas itinerancias en la carta.

Está también Barro, pizzería que además ofrece deliciosas focaccias y burratas, y Milolas Delicias con Historia, otra alternativa de cocina creativa donde los sabores tradicionales colombianos cobran nueva vida a partir de los toques fusión.

La Liebre Panadería es otro imprescindible, especialmente para un buen desayuno o brunch; aunque todo es delicioso, nuestro recomendado principal son los waffles de masa de buñuelo acompañados de una deliciosa confitura de frutos rojos. Es también un pequeño, íntimo y acogedor Bed and breakfast que no puede más que adjetivarse con la palabra que, vamos viendo, mejor resume a El Retiro: exquisito.

Hay una oferta culinaria más tradicional pero no por ello menos recomendable. En esta categoría encontramos, por ejemplo, a El Pilón Guarceño, un restaurante de comida típica y truchas cuyo atractivo reside, además de en sus preparaciones, en sus paredes que albergan una variada y pintoresca colección de artículos de Coca Cola.  También los deliciosos buñuelos rellenos de queso de Pandequeso Santarrosano Donde El Profe ó el colorido pasaje Casa Montoya, punto de encuentro de propios y extraños, pequeña plazoleta de comidas donde encontramos alternativas más descomplicadas e informales como La Mordida (comidas rápidas),  K-trina Mexican Food, ó Arroz Arrocito Café Tertuliadero, donde también es posible disfrutar de una buena cerveza artesanal del oriente y de algún toque de música en vivo si coincide con el fin de semana.

Para un buen café con las mejor vista del parque y la iglesia recomendamos El Café de los Mejía, un pequeño y agradable espacio en el segundo piso de una casa antigua, y a pie de tierra, Café Retiro, que se ha ido convirtiendo en todo un referente por sus tours cafeteros donde se visita una finca tradicional para conocer los procesos de siembra, cultivo y cosecha, y se propicia el compartir con familias campesinas que por años se han dedicado a este oficio; Le Montañeré, que ofrece más de 50 marcas diferentes, y Aroma a Café, donde recomendamos probar su delicioso vino de café.

Hablando de vinos, vale la pena, viendo la noche caer, disfrutar de una buena copa acompañando un fondué de Petite Amelia, ubicado en una finca campestre a no más de 5 minutos en carro desde el casco urbano, desde donde puede obtenerse una maravillosa vista del mismo. O una cata de cerveza artesanal en TorreAlta Cervecería, espacio de estética industrial, en el que la maquinaria con la que se procesa la cerveza se deja a la vista. Se ofrecen una amplia variedad de cervezas de primera calidad, que se nombran a partir de historias curiosas o en torno a términos ciclísticos como El Gregario, La Justa, Rey de Palmas, Dama Alegre, El Niño sin padre y La Diva.

Si al caer la noche nos descubrimos seducidos por este aire artístico, que sin duda invita a quedarse, además del ya mencionado Bed & Breakfast La Liebre, recomendamos el Hotel La Posada del Zaguán, una casona antigua con patio interior, luminosa, con habitaciones amplias y cuidadosamente decoradas, donde seremos recibidos con gran hospitalidad.

Entradas sugeridas